PRM Kumelkan ejecutó Taller de Violencia en el Pololeo

La violencia es un flagelo que está presente en la socie2dad y que lamentablemente ha costado mucho poder erradicar, tanto así, que se ha ido desviando hacia el pololeo.

 Este problema se ha transformado en algo bastante frecuente en estos últimos años, por lo mismo, se han realizado diferentes campañas para que esto se acabe en forma definitiva.

 En este sentido, el Programa de Reparación al Maltrato Grave Kumelkan, ha estado desarrollando en los adolescentes de entre 13 y 17 años, diferentes estrategias por intermedio de un novedoso taller dictado por las asistentes sociales, Lorena Cabrer y Brenda Valenzuela, el cual busca eliminar la violencia en el pololeo, con esta propuesta denominada «Quien te quiere, te respeta».

 La revolucionaria incitativa, tiene por objetivo central, promover en los adolescentes una actitud proactiva frente al reconocimiento de sucesos violentos como parte de una relación de pololeo.

 Ahora, a pesar de que estamos en pleno siglo XXI, aún, en la sociedad actual, predominan pautas de modelo de crianza patriarcal, por lo tanto, es importante promover en los adolescentes que participaron del taller, la identificación de las distintas manifestaciones existentes de violencia en las relaciones afectivas con sus pares. Hoy, no es posible estar ajeno a una realidad difícil de identificar desde el afecto y la normalización de conductas violentas en las relaciones de pololeo entre los jóvenes. Es por eso que durante el taller se promovió la identificación del concepto de Violencia y sus diversas tipologías,  la identificación de creencias culturales que promueven una relación violenta con la pareja y por último, la identificación de factores de riesgo de violencia en las relaciones afectivas de pololeo.

 Con respecto a la actividad, la asistente social del PRM Kumelkan, Brenda Valenzuela, comentó: “Con el aumento de casos de femicidio que vemos en los medios de comunicación en nuestro país, es de gran importancia hoy que los jóvenes comprendan que una relación afectiva no controla, no daña, no pierden su identidad con el otro. Los adolescentes durante la actividad lograron poner énfasis en conceptos como: la desconfianza, el machismo en nuestra sociedad, los mitos culturales y lo relevante de la comunicación. Paulatinamente van incorporando información que les dice que el amor no es ciego», concluyó.

Publicado en Infancia y Familia.