DSC_0022

Instituto Andrés Bello celebró el inicio del año escolar con una liturgia

La corporación educacional Obispo Carlos González asumió este 2018 el desafío de ayudar a dirigir el camino del Instituto Andrés Bello, con el fin de fortalecer el trabajo realizado, potenciando las capacidades y mejorando las competencias de los alumnos y docentes, en pos de una mejor educación.

Por ende este martes se llevó a cabo una liturgia en las instalaciones del establecimiento, con el fin de dar comienzo al año escolar. La homilía estuvo presidida por Monseñor Horacio Valenzuela y el Pbro. Andrés Pérez, quien será capellán del IAB. En la instancia, el Obispo de la Diócesis de Talca instó a los jóvenes a usar la razón y la fe de forma correcta, elementos que el Papa Francisco catalogó como “los dos remos”. “Cuando uno trata de remar con un solo remo, trata de avanzar y no puede, se marea y lo hace en círculos, pierde el horizonte. Si manejamos esos valores tendremos jóvenes  que va a ser capaces de atravesar cualquier río”.

DSC_0046En el ofertorio, se entregó a Dios los símbolos característicos del Instituto Andrés Bello: el estandarte, elemento que representa la unidad de la colectividad educativa;  el libro de clases, el cual simboliza la dedicación, el trabajo y el servicio de los docentes a la comunidad; además de libros y cuadernos, los cuales representan el esfuerzo, la perseverancia y el trabajo de los alumnos.

Al finalizar la liturgia, el Presidente de la corporación educativa Obispo Carlos González, Jorge Brito Obreque, entregó un mensaje a la comunidad escolar, instando a continuar la labor ejercida por el establecimiento durante los más de 35 años al servicio de los niños, niñas y adolescentes. “Es por esto que queremos seguir acompañando vuestro proyecto educativo, fortalecer el servicio a la educación y la formación de personas, proyectando como un espacio de integración, de excelencia, de desarrollo de oportunidades, de construcción de sueños colectivos y así potenciar la educación de calidad para nuestros jóvenes”.

De esta forma se acompañó espiritualmente el inicio del año escolar en el Instituto Andrés Bello, el cual comenzó a caminar este 2018 junto a la corporación educacional Obispo Carlos González, unificándose para emprender nuevos desafíos, orientando en su labor  a la comunidad educativa, fortaleciendo sus  capacidades y optimando las competencias.