C5WT3rjWMAEuUrx

PATRIMONIO CULTURAL E IDENTIDAD EN EL MAULE

EL 26 y 27 de Mayo, se desarrolló en todo el país el Día del Patrimonio Cultural, actividad que convocó a más de 500.000 personas, para visitar 1500 espacios de interés patrimonial, de los cuales 56 se encuentran en  la Región del Maule, es decir el 3,76% del total nacional, cifra muy baja si consideramos los diversos lugares de importancia histórica del Maule en el contexto nacional.

Desde los inicios de esta celebración, hace 19 años, hemos visto el creciente interés de la comunidad por participar, y reencontrarse con su historia, observándose también como una nueva forma para la interacción entre, autoridades, dirigentes sociales, miembros de las fuerzas armadas y comunidad en general.

Unos de los casos más emblemáticos en Talca, es la historia del Barrio Seminario que prácticamente nace con la Villa San Agustín de Talca, albergando diversos sitios de interés tales como: los cementerios, en torno al templo parroquial, las antiguas fábricas y lugares de diversión, los túneles y tajamares que se ubican en la actual sede del CFT San Agustín, la antigua Plaza de Toros o el lugar en el que hoy se ubica nuestro estadio fiscal que cobijó al Club Hípico de la ciudad, son algunos de los ejemplos que vamos descubriendo de nuestra historia.

Sin duda, esta conmemoración que permite el encuentro y  reconocernos con un pasado común, nos entrega  los insumos necesarios para avanzar en la construcción de una identidad como pueblo.

El patrimonio cultural es un bien público y como tal, es responsabilidad de toda la sociedad su cuidado, preservación, proyección y difusión. Por consiguiente, también tiene connotación política, y debería ser rol de las autoridades incorporarlo en las políticas públicas para contribuir a su desarrollo y consolidación.

La celebración del patrimonio es un espacio de convergencia de las autoridades con los entornos familiares, por tanto, tiene un potencial de inclusión que no debe ser mirado en menos, sobre todo en estos tiempos en que tenemos una sociedad cada vez más empoderada, más consiente de las realidades que lo rodean y del entorno de convivencia diaria.

Debemos como Maulinos continuar apoyando esta actividad, una sociedad  que no conoce su historia, es como un árbol sin raíces que sólo basta un fuerte viento para botarlo, por ello, no sólo se debe celebrar el Día del Patrimonio Cultural una vez al año, sino como algo permanente en el tiempo para tener cada día una sociedad que se encuentra con su historia, proyecta su futuro y se siente  orgullosa de ella.

Jorge Brito Obreque
Ing. Agrónomo
Junta de Adelanto del Maule