PRM Wenu Nehuen desarrolla “Taller de Cocina Vincular”

El pasado Martes 14 de Septiembre se realizó un Taller de Cocina Vincular junto Claudia Torres y Andrea Bahamondes, Psicólogas de PRM Wenu Nehuen dirigida a los niños, niñas y adolescentes actualmente atendidos y sus respectivas figuras de cuidado y protección.

Siempre ha sido importante contar con instancias de vinculación entre los NNA y sus figuras de cuidado. Al iniciar este nuevo proyecto “PRM Wenu Nehuen” fue significativo efectuar el “Taller de Cocina Vincular”, siendo esta actividad la primera de modalidad presencial donde se promueven y potencian las relaciones familiares, pero también el contacto de niños y niñas con sus padres, lo que se vio muy afectado por la pandemia, esperando poder otorgar más espacios de sana convivencia donde se aporte hacia la distención y bienestar de quienes asistan.

De esta forma, a las 15:30 horas de esta tarde, profesionales de PRM Wenu Nehuen iniciaron “Taller de Cocina Vincular” al cual acudieron 10 niños y niñas junto a sus adultos significativos, donde todos los participantes mostraron disposición ante la realización de la actividad, llegando puntualmente a las dependencias del programa.

Cabe mencionar que previamente se había realizado encuesta COVID-19, no reportándose ningún síntoma o contagio. En primera instancia las profesionales se presentaron ante las familias, agradeciendo disposición, asistencia y puntualidad, ya que concurrió el 100% de los niños y niñas citados.

Luego de ello cada uno se fue presentando ante los demás, propiciando un ambiente de confianza y cercanía.

Como primera actividad se les solicitó que pudiesen elaborar un cartel que consignara un nombre de la diada cocinera; de esta forma se registraron “Las Vásquez”, “Las Unidas”, “Las Pitucas sin Lucas”, “Los Inventores”, “The Cats”, entre otros. Al explicar su apodo como cocineros se dio inicio al taller de cocina.

Es importante indicar además que para estos efectos había mesas para las familias, las cuales estaban separadas por diadas, favoreciendo de esta forma el distanciamiento social. Asimismo, se dispusieron ingredientes de modo individual, eligiendo cada diada la forma en que elaborarían la pizza. Es así como, se advierte que esta instancia fue una oportunidad de vinculación positiva entre los asistentes, donde pudieron conectarse entre sí y comunicarse de una manera más efectiva sin estar interferidos por otras personas o aparatos electrónicos.

Finalmente, profesionales realizan un cierre, recogiendo las impresiones de los niños principalmente, donde valoraron este espacio para acudir con sus figuras significativas, indicando los adultos que es importante poder contar con más instancias de este tipo.

A continuación Algunos testimonio de la actividad

“Fue divertido, me enseñó algo nuevo, a crear una pizza. Le diría a otros niños que vengan para que aprendan algo nuevo y para que no se peguen en los celulares” (Jesús, 10 años).

“Del uno al tres le doy a la pizza cincuenta mil… está muy rica” (Martín, 7 años).

“Lo pasé bien, porque es divertido… es un rato libre, sin clases, es liberarse” (Valentina 12 años).

“Fue entretenido porque hice equipo con mi mamá” (Tania, 11 años).

“Lo pasé bien, porque mi pizza está rica” (Ámbar, 4 años).

“Es bonito porque aprendí a cocinar también… me sentí feliz con mi mamá” (Pía, 12 años).

 

 

 

 

Publicado en Infancia y Familia.