Segunda jornada de autocuidado equipo PRM Kumelkan-2018”.

La actividad estuvo dirigida al equipo directivo y a los profesionales del PRM Kumelkan y fue desarrollada en las dependencias de la parcela de la fundación Crate.

En este sentido, se pudieron desarrollar diversas actividades en torno al trabajo en equipo y el fortalecimiento de habilidades personales y grupales, tales como la comunicación efectiva, la empatía, la asertividad y la escucha activa.

Desarrollo.

En primera instancia todos los asistentes pudieron realizar ejercicios de yoga individual, en parejas y en grupo, con el propósito de lograr una conexión con el propio ser, con el del otro y con el grupal. Se apreció un ambiente de relajo y distensión en el equipo, donde había un desgaste emocional según lo reportado por las profesionales del centro terapéutico Alun.

Posteriormente y luego de un break saludable, se realizaron una sesión de reiki donde a través de los sonidos y los aromas los participantes pudieron relajarse profundamente sintiendo los cambios energéticos que se producían por este método terapéutico.

Finalmente en la jornada de la tarde, dupla psicosocial compuesta por Carolina Cabeza y Claudia Torres realizó diversas actividades y dinámicas que favorecieron la comunicación, la cercanía y la confianza en el grupo, pero lo más importante es que permitió un espacio para que cada uno pudiese expresar experiencias personales y sentirse apoyados y contenidos por sus compañeros.

Importancia

El abordaje de temáticas tan complejas como maltrato y abuso sexual traen consigo un importante desgaste emocional y físico a los profesionales, quienes con su entrega y compromiso hacen lo necesario para poder ayudar a los niños, niños y adolescentes ingresados en el programa.

 En base a lo señalado se invitó a María Francisca Ruiz Lagos y María Soledad Gatica Sepúlveda, ambas profesionales del centro terapéutico Alun de Talca, quienes a través del Yoga y del Reiki otorgaron una instancia de relajación y conexión individual y colectivo que permitió a cada uno de los asistentes conectarse con los propios dolores y necesidades lo cual es fundamental para el trabajo con otros.  Además en la jornada se realizaron actividades orientadas a potenciar habilidades como la empatía, la escucha activa, la comunicación efectiva y la asertividad, donde una dupla psicosocial del PRM Kumelkan ejerció el rol de facilitadoras en este tipo de actividades.

Impresiones

“Agradezco la disposición, tiempo y cariño en cuanto a la preparación de la jornada de autocuidado. Durante la jornada de la mañana, nos regaloneamos como personas y equipo y durante la tarde pudimos distendernos de forma divertida y cómoda. Se percibió la calidez que trasmitió la jornada. Agradecida del espacio”, aseveró, María Jesús Arellano, psicóloga.

La instancia de autocuidado me pareció un espacio especial para concentrarnos en nosotros mismos y concientizarnos de nuestras propias necesidades. Fue un momento acogedor y agradable, que nos permitió también desconectarnos de nuestras responsabilidades y disfrutar de un momento de distención y relajación”, expresó, Anita Corales, jefe técnico, psicóloga.  

“Siempre es positivo que existan instancias que permitan compartir como equipo más allá del espacio de trabajo, especialmente con las actividades planificadas por las organizadoras”, expuso, Rodrigo Arellano, abogado.

“Fue una grata experiencia en la que pudimos compartir con nuestros colegas en un ambiente más distendido, el cual permitió una mayor unión del equipo, en cuanto a las actividades realizadas fueron bien planificadas ya que se encontraban acordes a nuestras necesidades”. Manifestó, Natalia Faúndez, trabajadora social.

Publicado en Infancia y Familia.